Frutilla

Habilitado: 
Si
Tipo de cultivo: 
Hortícolas

Introducciòn

El género Fragaria aparece en estado silvestre en América, Asia y Europa. En este último continente existen referencias sobre su consumo desde los tiempos de la antigua Roma. El cultivo de las especies de fruto pequeño (F. vesca, F. alpina y F. viridis) se extendió en Europa hasta el final del siglo XIX, momento en el que comenzaron a surgir híbridos entre las especies europeas y las americanas de frutos grandes (F.chiloensis y F.virginiana) dando origen a los híbridos con frutos de mayor tamaño que se conocen como fresones.

Los cultivares comerciales de frutilla (Fragaria x ananassa Duch.), son derivados de dos especies octoploides (2n=56), Fragaria chiloensis (L.) Duch y Fragaria virginiana Duch.

El cultivo

    TAXONOMÍA  

Orden: Rosales
    Familia: Rosaceae 
    Género: Fragaria
    Especie: Fragaria x ananassa Duch.


       MORFOLOGÍA

Planta de tipo herbáceo y perenne, constituida por tallos cortos o coronas en forma de rosetas de aproximadamente 2,5 cm de diámetro. Las coronas están formadas por entrenudos cortos y muy próximos, de 2 mm aproximadamente de longitud, donde se localizan los primordios foliares, radicales y yemas a partir de los cuales se originan los estolones o tallos rastreros de donde se producen las plantas hijas.
Los estolones son tallos largos y delgados, los cuales se originan de las yemas axilares de la corona y se diferencian de ésta por la longitud que presentan los dos primeros entrenudos. Las plantas hijas se originan del segundo entrenudo y están en capacidad de producir sus propios estolones. Una planta vigorosa puede producir entre 10 a 15 estolones durante el ciclo de crecimiento y desarrollo del cultivo. Asimismo, a lo largo de los estolones se pueden producir alrededor de 100 plantas hijas. Las plantas hijas son de gran importancia, ya que comercialmente constituyen el principal método de propagación en la fresa.
Las hojas aparecen en forma de roseta y se insertan en la corona. Son largamente pecioladas y provistas de dos estípulas rojizas. Presentan el  limbo dividido en tres foliolos pedunculados, de bordes aserrados.
Las inflorescencias pueden desarrollarse a partir de una yema terminal de la corona, o bien a partir de yemas axilares de las hojas. La ramificación de la inflorescencia puede ser basal o distal. En el primer caso aparecen varias flores de porte similar, mientras que en el segundo hay una flor terminal o primaria y otras secundarias de menor tamaño. La flor tiene entre 5 y 6 pétalos, de 20 a 35 estambres y varios cientos de pistilos sobre un receptáculo carnoso. Cada óvulo fecundado da lugar a un fruto de tipo aquenio. El desarrollo de los aquenios, distribuidos por la superficie del receptáculo carnoso, estimula el crecimiento  y la coloración de éste.

El sistema radical es fibroso y adventicio, el 90% de las raíces se concentran en los primeros 25 cm del suelo.
Está compuesto por raíces, las cuales presentan cambium vascular y suberoso, y son perennes y  raicillas, que carecen de éste, son de color más claro y tienen un periodo de vida corto (días o semanas).

 

Fenología del cultivo, época de siembra y cosecha

El crecimiento y desarrollo vegetativo, y reproductivo de la planta responden a los cambios de temperatura y fotoperíodo. La planta de frutilla puede o no responder al fotoperíodo (horas-luz del día). La planta que responde al fotoperíodo son las llamadas de día corto y las que no responden son las llamadas plantas de día neutral o reflorecientes. En las variedades de día corto las altas temperaturas y los días largos, con más de 12 horas de heliofanía, provocan crecimiento vegetativo excesivo; mientras que las bajas temperaturas y días cortos inducen la floración.
La producción de frutos depende de la adecuada polinización de las flores. El proceso desde la polinización a la maduración del fruto tarda generalmente entre 20 – 60 días dependiendo del cultivar, temperatura, viabilidad del polen y tamaño del fruto. El tamaño del fruto es función de la posición que el mismo ocupa dentro del racimo, y junto al número de frutos determinan la producción.
Las plantas detienen su crecimiento a finales de otoño, cuando entran en proceso de reposo o dormición, debido a las bajas temperaturas. Lo reinician a medida que éstas van aumentando en la primavera. El proceso de inducción y desarrollo de las yemas florales ocurre previamente en el otoño y determina la producción de la temporada siguiente. Posteriormente, la floración es iniciada en mayo y su duración va a depender de la variedad. El mayor pico de producción se concentra en los meses de junio y julio en los cultivares de días cortos. Los cultivares de día largos y neutrales pueden producir tres o más picos de floración y producción de frutos durante el año en países subtropicales de clima mediterráneo a campo abierto y en los países templados bajo túneles o en invernaderos.
Se adapta muy bien a climas húmedos y con temperaturas medias anuales entre los 15 y los 20° C, con mínimas no inferiores a los 5-6° C bajo cero y máximas absolutas mayores de 35° C. Tiene un requerimiento hídrico mínimo de 600 mm anuales.


Sistemas de plantación


Sistema de plantación de otoño con plantas frescas: se encuentra destinado principalmente a la obtención de frutilla primicia para mercado en fresco. Estas plantas son producidas en la Patagonia, desde septiembre hasta abril, cuando se cosechan, para ser trasplantadas inmediatamente o con un breve período de frío en cámara, con 20 a 30 días entre 0 y 2 °C y alta humedad relativa. Cuando se utiliza este tipo de planta es importante el desarrollo y tamaño del plantín; fundamentalmente en el diámetro de la corona. Las plantas frescas responden con flor y fruta aproximadamente a los 60 días de trasplantadas. Presenta como ventajas su alta producción, un amplio período de cosecha (mediados de junio a fines de diciembre) y un período transplante-cosecha reducido. Sin embargo, presenta una elevada inversión inicial.
Sistema de plantación de verano con plantas frigo-conservadas: consiste en plantar en febrero o marzo los plantines cosechados en el mes de julio del año precedente, los cuales fueron mantenidos en cámaras frigoríficas congeladas a –2 ºC durante 6 a 8 meses. Estos plantines provienen de plantas producidas en zonas de menor elevación, como por ejemplo Mendoza, donde se multiplican desde octubre hasta junio. Presenta como ventajas el bajo costo del plantín, ya que con el repique se relativiza el costo del mismo. Con este sistema de plantación se genera una elevada producción concentrada en pocos meses de cosecha, aproximadamente de septiembre a diciembre inclusive.


Cosecha
Se realiza manualmente, con una frecuencia diaria o cada dos días, según la época del año. La fruta es colocada en cajones plásticos, realizando en el momento de la cosecha una primera selección de la fruta por calibre
La frutilla cosechada en plena maduración y manejada a temperatura ambiente es una fruta altamente perecedera, se deteriora en un 80% en solo 8 horas. Debe cosecharse 1/2 y 3/4 parte de madurez y refrigerarla rápidamente entre 0-2 ºC y 85-90 % HR.

Areas y Volumenes de producciòn


Principales zonas productoras

La Argentina produce 13.000 toneladas anuales en un área de 1000 ha, de las cuales el 40% corresponde a Coronda (provincia de Santa Fe), 30% a la provincia de Tucumán y el resto a otras zonas productoras, como Corrientes y Buenos Aires. Los rendimientos varían según las regiones y variedades entre 8.000 kg a 25.000 kg/ha.

Santa Fe
La producción de frutilla en la provincia de Santa Fe se realiza principalmente en los distritos Coronda, Desvío Arijón y Arocena del Departamento San Jerónimo, donde se desarrolla el cultivo desde hace ya 80 años. En Coronda el 25% de la superficie cultivada con frutilla corresponde a predios con una superficie menor a 2 ha., mientras que el 40% corresponde a predios de más de 10 ha.
Debido a la expansión del cultivo en otras zonas del país, la zona santafesina posee en la actualidad un tercio de la superficie cultivada nacional.
Las variedades cultivadas en Coronda, corresponden a Camarosa en un 80%, un 10% de Chandler, un 8% de Sweet Charlie y el restante 2% correspondiente a otras variedades.

Tucumán
Las principales zonas de producción de frutillas en Tucumán son Lules y Tafí del Valle, produciéndose en esta última tanto plantines como fruta fresca. Tucumán se mantiene en el mercado durante junio, julio, agosto y hasta mediados de septiembre, fecha en que comienza a producir la zona de Coronda. A partir de esta fecha la producción de Lules suele destinarse fundamentalmente a la industria.
Los productores pequeños representan apenas el 15% de la producción; emplean trabajo de tipo familiar, venden en el mercado local o a compradores en tranquera, no disponen de cadena de frío ni de empaque. Trabajan superficies de a lo sumo 1,5 ha, con sistemas de manejo variables, y obtienen rendimientos de 20.000–22.000 kg/ha (los más avanzados) o alrededor de 15.000 kg/ha (los menos avanzados).
El 85% restante de la producción está en manos de empresas integradas de alta organización con explotaciones que van desde las 28 hasta las 90 hectáreas, desarrollando también la producción de fruta fresca en Tafí del Valle, donde además poseen viveros propios con alta tecnología. Disponen de cámaras de frío, empaques, sistemas de transporte refrigerados, cadena comercial manejada con gran eficiencia y capacidad de gestión.
La zona de Tafí del Valle tiene características climáticas muy diferentes a las de Lules (por tratarse de valles de altura). La fruta fresca se cosecha desde diciembre- enero hasta abril- mayo, para lo que se trabaja con variedades reflorecientes (de día neutro), que producen durante el verano.

Corrientes
Actualmente en la provincia se planta de 60 a 80 hectáreas, principalmente en la región de Bella Vista, con una producción estimada en 1.800 toneladas.

Buenos Aires
En la provincia de Buenos Aires, la producción de frutillas se desarrolla principalmente en las zonas de La Plata, Mar del Plata y San Pedro.


Calendario de producción:

El calendario de inicio y fin de la producción de frutillas por provincia es el siguiente:
• Santa Fe: producción a campo de fines de agosto a fines de diciembre y bajo protección, de mediados de junio hasta fin de año.
• Buenos Aires: a campo hay una producción en la primera semana de febrero, luego desde mediados de marzo a mediados de mayo y luego desde mediados de septiembre a fines de diciembre. Mientras que bajo protección, comienza a mediados de febrero y se extiende hasta fines de noviembre.
• Tucumán: la producción en pedemonte comienza a fines de marzo y se extiende hasta fines de noviembre y en los Valles de altura se extiende desde inicios de septiembre hasta fines de marzo.
• Misiones: desde comienzos de septiembre a comienzos de Diciembre.
• Salta y Jujuy: desde mediados de febrero a fines de septiembre.
• Neuquén - Río Negro: desde comienzos de diciembre hasta fines de febrero.

 

Mapa de las regiones productoras
 

  frutiimage  


 

 

Importaciones y exportaciones

En la Fig. 1 puede observarse la evolución de las importaciones y exportaciones de frutilla entre los años 2000 – 2006.

 

importaciones y exportaciones frutilla  

Fig. 1: Importaciones y exportaciones de frutilla entre los años 2000 y 2006. Fuente: Oficina de Estadísticas de Comercio Exterior – SENASA


Durante los años 2000 a 2006, Argentina ha importado 1.622 t de frutilla. En la fig. 2 puede observarse la participación porcentual, por país, del total de importaciones acumuladas en dicho periodo.

 

importacionesfrutilla 

Fig. 2: Composición de la importación de frutilla entre los años 2000 y 2006 según origen. Fuente: Oficina de Estadísticas de Comercio Exterior – SENASA


Además, sobre un total 124 t de semilla de frutilla importada por la Argentina en los entre  el 2000 - 2006, el 83 % fue originaria de Estados Unidos y el 17% restante de Nueva Zelanda. Con respecto a la importación de plantines de frutilla, se importaron de Estados Unidos 58 t y 6 t de Chile, lo que representa el 91 y 9% del total de plantines importados, respectivamente.

Durante los años 2000 a 2006, Argentina exportó 36.291 t de frutilla. En la fig. 3 puede observarse la participación porcentual, por país, del total de exportaciones acumuladas en dicho periodo.

         exportacionesfrutilla    

Fig. 3: Composición de la exportación de frutilla entre los años 2000 y 2006 según destino. Fuente: Oficina de Estadísticas de Comercio Exterior – SENASA


En la Fig. 4 puede observarse la participación porcentual, por país, del total de exportaciones de plantines de frutilla acumuladas entre los años 2000 a 2006. Las mismas fueron calculadas sobre un total de 214 t exportadas.
 

exportacionesplantinesfrutilla 

Fig. 4: Composición de la exportación de plantines de frutilla entre los años 2002 y 2006 según destino. Fuente: Oficina de Estadísticas de Comercio Exterior – SENASA