Naranjo

Habilitado: 
Si
Tipo de cultivo: 
Frutales

Cítricos

El cultivo del Naranjo (Citrus sinensis) en Argentina

Origen

Los cítricos son originarios del sudeste asiático, entre 0 y 30 grados de latitud norte, en una vasta área ocupada por el sud y sudoeste de China, India, Myanmar, Tailandia, Filipinas, Borneo, Sumatra, etc. Es allí donde se han encontrado la mayor cantidad de especies cítricas e innumerable cantidad de especies afines.

En estas latitudes, con altas temperaturas en las zonas bajas, pero templadas a templadas-frías en las colinas adyacentes a los Montes Himalaya, límite entre China e India, surgieron especies e híbridos naturales, muchos de ellos conocidos en la actualidad.
El naranjo dulce (Citrus sinensis), según se cree, es originario del área subtropical del sudeste de China.

En la actualidad, el cultivo de los cítricos se extiende por todo el mundo, pero en realidad se centraliza en dos franjas latitudinales bien definidas. En el Hemisferio Norte, desde los 41º hasta los 16º y en el Hemisferio Sur, entre los 11º y los 35º.

En la Argentina la producción se centra en el Noroeste, en la zona de la Mesopotamia y en la provincia de Buenos Aires. Dentro de la fruticultura nacional, los cítricos ocupan el primer lugar en volumen de producción. La Argentina se ubica actualmente como el séptimo productor mundial de cítricos de acuerdo a las estadísticas publicadas por la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus. 2008/2009).

La actividad citrícola nacional desde 1990 ha experimentado una franca expansión con un incremento significativo de producción. Actualmente en el país se cultivan con cítricos aproximadamente 140.000 hectáreas, existen más de 400 plantas de selección y empaque y 19 plantas industriales.
La citricultura genera alrededor de 150.000 puestos de trabajo y su importancia socioeconómica es muy relevante en varias provincias del NOA y del Litoral.

Descripción taxonómica

Los cítricos pertenecen al orden Geraniales, suborden Geraninas, familia Rutáceas y subfamilia Aurantioideas. Dentro de esta Subfamilia existen más de 30 géneros, de los cuales los más importantes que se comercializan y propagan son: Citrus, Fortunella y Poncirus. Dentro del Género Citrus las especies de mayor valor frutícola en nuestro país son C. limon (limón), C. sinensis (naranja dulce), C. reticulata (mandarina) y C.  paradisi (pomelo).

Reino: Vegetal
  División: Espermatófitas
     Subdivisión: Angiospermas
       Clase: Dicotiledóneas
         Orden: Geraniales
            Suborden: Geraninas
             Familia: Rutáceas
               Subfamilia: Aurantioideas
                 Género: Citrus
                   Especie: Citrus sinensis (L.)

Nombre vulgar: naranjo o naranjo dulce

Descripción morfológica

El cítrico es una planta perenne, que puede vivir alrededor de 100 años o más en su hábitat natural. Una planta cítrica cultivada no tiene una identidad genética única como la salvaje al estar constituida por una copa y un pie, que generalmente, corresponden a distintas especies, y por ello, poseen tejidos con cierto grado de incompatibilidad genética. En estas condiciones diferenciales, el medio ambiente en el cual es plantada puede ser adverso; por lo que el cultivo  es rentable hasta los 20 ó 30 años de vida, siempre que su manejo sea el correcto.                
Son arbustos y árboles más o menos desarrollados, que presentan hojas verdes brillantes, flores con perfume característico, tronco robusto y ramas principales engrosadas, bien distribuidas. Mantienen, en general, una forma esférica o elíptica, pero en ciertas especies puede manifestarse como ovoide, esto depende del portainjerto y de las condiciones ecológicas, especialmente suelo y clima.

- Sistema radical: los cítricos poseen sólo dos o tres raíces en profundidad que pueden llegar a dos o más metros, cuya función es solamente de anclaje, no exploratoria.
El resto del sistema radical se dispone hacia la periferia de la planta y está constituido por raíces gruesas bien distribuidas, de las cuales se desprenden manojos de raicillas exploratorias en forma de red, capaz de absorber del suelo el agua y las sales disueltas.
Prácticamente desde muy pocos centímetros de la superficie hasta aproximadamente 60 centímetros de profundidad, se distribuye el 80 % de las raicillas.
Todo este sistema radical pertenece al portainjerto sobre el que se ha injertado la variedad comercial que se espera cosechar. De las características del suelo y de otros factores ecológicos dependerá la elección del pie, el cual no sólo debe ser tolerante a las condiciones edafoclimáticas, sino también debe mantener una excelente afinidad de tejidos con la copa que se le injertará.

-Ramas: forman el armazón de la planta. Su formación y distribución varían según se trate de una planta originada directamente de semilla, o de otra obtenida de vivero, injertada sobre un pie, y llevada finalmente al campo.
En el caso de una planta proveniente de semilla se forma un tronco bien desarrollado en altura con muchas espinas (por ser un carácter juvenil); las ramas, espinosas y poco vigorosas, se disponen helicoidalmente sobre el tronco y a distinta altura. Se observa, en definitiva, una planta muy alta y poco vigorosa.
Las plantas obtenidas en vivero reciben un manejo especial. El portainjerto o pie es injertado a 15-20 cm. del suelo, cuando el vástago principal se desarrolla es cortado a 60 cm. del suelo, y aparecerán a los pocos días brotes laterales que van a constituir la futura copa del árbol. De esta manera una planta injertada queda formada por un tronco bajo con dos o tres ramas principales que se dejan luego de la primera poda de formación.

-Hojas:
los géneros Citrus y Fortunella poseen hojas persistentes y simples, pudiendo presentar o no pecíolos alados;  el género Poncirus (de importancia como portainjerto) posee hojas caducas, compuestas (trifolioladas) con pecíolos alados.
El naranjo se caracteriza por poseer alas pequeñas en el pecíolo de sus hojas.

-Flores:
denominadas comúnmente azahares, varían en tamaño de acuerdo a la especie. Generalmente son blancas; muy atractivas con aroma agradable, muy característico, que las diferencia de las otras especies. La floración comienza antes de la primavera y dura de 15 a 30 días.
Principalmente están agrupadas en racimos en la axila de las hojas y en ramas del año anterior. También hay flores solitarias en las ramitas de un año. 
Normalmente son hermafroditas, presentan autofecundación y también puede ocurrir fecundación cruzada a través del transporte de polen por los insectos. 

-Fruto: el fruto de los cítricos recibe el nombre de hesperidio. Es una baya policarpelar, formada por tres secciones:

    Cáscara o corteza:
a) Epicarpo, denominado también flavedo, es la epidermis externa y coloreada del fruto. Aquí se ubican pigmentos y glándulas de aceites esenciales.
b) Mesocarpo, parenquimático, de constitución esponjosa, denominado también albedo por ser blanco, y que esta íntimamente unido al flavedo.
    Endocarpo: de consistencia membranosa, constituye toda la masa de pulpa carnosa comestible. En ella encontramos distintas porciones o mericarpos llamados comúnmente “gajos”. Cada gajo corresponde a un carpelo y está rodeado por una membrana carpelar. En su interior encontramos las vesículas formadas por células de paredes finas, llenas de jugo, y las semillas.
Las naranjas poseen generalmente 10 carpelos. Se consumen preferentemente en fresco, en forma de jugo (concentrado, fresco, pasteurizado, etc.), en  mermeladas o jaleas y la corteza tiene aplicaciones industriales.
 
Portainjentos: las plantas cítricas son propagadas en forma asexual a través de injertos y no a través de semillas, ya se trate de explotaciones comerciales o con otros fines. La variedad de interés es injertada sobre un pie o portainjerto. En consecuencia la planta estará constituida por dos partes: la copa y el pie. Por lo general, la especie injertada es distinta de la del portainjerto, el cual es seleccionado en función de diversos factores ecológicos como ser suelo, clima y enfermedades. También es un factor fundamental a considerar, al elegir el portainjerto, su compatibilidad con la variedad injertada.
El pie influye sobre la copa, con sus cualidades, ya sean favorables o desfavorables e induce cambios en su crecimiento y desarrollo: tamaño de planta, fruta, precocidad de producción, época de maduración, peso de la fruta, coloración y jugo, tenor de azúcar y ácido en la fruta, permanencia en la planta, conservación de la fruta post cosecha, tolerancia a salinidad, resistencia a sequía y/o frío, resistencia o tolerancia a plagas, etc.

Ventajas de la injertación:
-Acelera la entrada en producción
-Se consigue homogeneidad en el material genético de la plantación en cuanto a producción, calidad de fruta, maduración, etc.
-Permite la elección de un pie que se adecue a las condiciones de clima, suelo, enfermedades, etc.

Variedades comerciales

De acuerdo a las características de los frutos, color, sabor, etc., las naranjas se diferencian  en tres grupos principales: Navel (Ombligo), Lisas y  Sanguíneas.

Naranjas de Ombligo:

Washington navel
Variedad de maduración temprana.  Los frutos son grandes, con ombligo abierto, sin semillas, corteza  gruesa. La pulpa es firme, tierna, dulce y  con  buena comestibilidad.

Baianinha
Variedad de maduración temprana muy productiva. Frutos de tamaño mediano, con ombligo pequeño y cubierto, sin semillas, con corteza fina y lisa, pulpa firme, dulce y con buena comestibilidad.

Fisher
Variedad de maduración temprana más precoz que la Washington. Productiva y con fruta de buen tamaño y calidad.

Newhall

Variedad de maduración temprana de buen desarrollo y producción. Frutas grandes, ligeramente ovalada y ombligo oculto, sin semillas, con corteza gruesa y lisa. Pulpa firme, jugosa, dulce (con menor acidez que Navelina), con muy buena comestibilidad.

Robertson navel
Planta muy productiva, con espinas, fruta mediana pero con un ombligo muy saliente.

Navelina
Árbol de tamaño mediano; su fruta madura tempranamente, antes que la Washington Navel. Es un poco más pequeña que la Washington, es productiva, rica en jugo y no tiene semillas. Ombligo más pequeño que Washington.

Navelate
Variedad de maduración intermedia, sus frutos son de tamaño mediano, sin semillas y de excelente calidad interna.

Lane late
Variedad de maduración intermedia, productiva. Fruta de buen tamaño, con ombligo pequeño, corteza lisa, sin semillas, de pulpa firme, jugo dulce y con bajo contenido de limonina.

Naranjas lisas:

En general estas variedades son aptas para consumo de mesa o fresco y para la industria de jugos (concentrados y naturales). De acuerdo a la época de maduración, se las puede clasificar en tres grupos: tempranas, intermedias y tardías.

Hamlin
Variedad de maduración temprana. Muy productiva, fruta de tamaño mediano, con algunas semillas.

Pineapple 
Variedad de maduración intermedia. Sus frutas son de tamaño medio a grande, con buen color, con muchas semillas, de buen jugo y color.

Salustiana 

Variedad de maduración intermedia. Es productiva, con frutas de tamaño medio a grande, muy pocas semillas, de buen jugo y color.

Westin

Variedad de maduración temprana. Es productiva, con frutas de buen tamaño, color y sabor, con mucho jugo y pocas semillas.  

Valencia late
Variedad de maduración tardía. Muy productiva, con frutas de tamaño medio a grande, con pocas semillas, jugosa, buen color y sabor y alta calidad para industria de jugos.
Esta variedad constituye un grupo con varios clones, los cuales poseen alguna característica particular en tipos de frutos y fecha de maduración.

Grupo de naranjas sanguíneas:

Las variedades de naranjas de pulpa y jugo de color sanguíneo, no tienen gran difusión comercial y menos en zonas con temperaturas altas.  

Sanguinelli
Variedad de maduración intermedia. Muy productiva, con frutas de tamaño mediano, sin semillas,  con pulpa color rojo en clima frío y buena cantidad de jugo. En clima caliente el color característico no se expresa.

Maltaise,  Sanguine, Moro, Tarocco y otras:
Poseen características similares a la Sanguinelli y todas en clima caliente no expresan su color de pulpa característico por falta de frío.

Requerimientos climáticos

Temperatura: las bajas temperaturas limitan el cultivo de los cítricos. El período de heladas es crítico, ya que son plantas muy susceptibles a temperaturas bajo cero, por lo que se debe considerar su frecuencia, intensidad y duración. Estas afectan frutos en maduración, brotes, hojas jóvenes y en casos severos pueden provocar la muerte de la planta.
Los cítricos requieren una elevada amplitud térmica durante la maduración de los frutos para obtener una buena pigmentación de los mismos. Respecto a la cantidad de jugo, en climas más cálidos la cantidad de jugo es mayor que en climas más fríos, así mismo las altas temperaturas generalmente provocan un descenso de la acidez.

Precipitaciones:
el agua es un factor importante para el desarrollo de los cítricos, tanto en cantidad como en calidad. No se considera un factor limitante, ya que las precipitaciones pueden suplementarse con riego. Se estima que el requerimiento hídrico anual es de alrededor de 1200 mm. y es esencial que exista una buena distribución del agua con un adecuado aporte en los momentos de mayores requerimientos fisiológicos.

Vientos: si bien no son limitantes, tienen importancia por la acción que ejercen sobre los frutos al producir heridas por rozaduras, efecto conocido como “rameado”. Esto causa una depreciación comercial de los frutos y son vía de ingreso de enfermedades y ataque de patógenos, bajándoles aun más la calidad.
Es conveniente el uso de cortinas rompevientos para disminuir el efecto del rameado y evitar la difusión de enfermedades como cancrosis.

Requerimientos edáficos

En general los suelos profundos, bien drenados, franco a franco arenosos son los más adecuados para el cultivo de los cítricos, ya que estos son muy exigentes en oxígeno a nivel radicular.
Los suelos arcillosos o limo arcillosos no son adecuados al poseer una mala aireación, infiltración y drenaje provocando asfixia radicular. Por otro lado, suelos sueltos como los de textura arenosa, poseen problemas por excesiva percolación, dificultando los riegos, los que deben aplicarse con mayor frecuencia y menor cantidad de agua por aplicación.

Estadísticas de producción y comercialización

Áreas Cultivadas

La actividad citrícola de la Argentina se desarrolla principalmente en regiones bien definidas:

  • Región NEA: La Región NEA comprende la Región Mesopotámica que abarca las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones.
  • Región NOA: Está integrada por las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca.
  • Nordeste de la Provincia de Buenos Aires: Comprendiendo los Partidos de San Pedro, Baradero, San Nicolás, Zárate y Ramallo.
  • Región Norte: Abarca zonas puntuales de las provincias de Formosa y Chaco.

Las regiones NEA, NOA y Nordeste de Buenos Aires concentran casi el 99 % de la producción de la República Argentina, correspondiendo un 62,7 % a la región del NOA y un 36,2 % al NEA y Nordeste de Buenos Aires.
La producción de cítricos por especies y región muestra una marcada especialización regional; así se observa que la región NOA aporta el 96 % del limón y el 79 % de pomelos producidos en el país, mientras que la Región NEA y Norte de Buenos Aries participa con el 71 % del total de naranjas y con el 89 % de mandarinas.

Mapa Nº 1: Zonas productoras de Naranja

 

Cuadro Nº 1: Distribución de la superficie plantada de cítricos en Argentina, en hectáreas - Año 2009(1)


Fuente: INTA – Informes regionales 2009. Citado en “La Actividad Citrícola Argentina 2010”. Federcitrus.
*Partidos: San Pedro, San Nicolás, Ramallo y Baradero.
**AFINOA (Asociación Fitosanitaria del NOA).
***Los valores de Limón y Pomelo corresponden a la temporada 2008.
(1) Resta contabilizar superficies significativamente menores a las citadas, en provincias no mencionadas en el cuadro.

  • Región NEA

En ésta región se halla implantada algo más del 54 % de la superficie total del país, en tanto que la producción regional está alrededor del 35 % del total nacional. Las especies más representativas son las naranjas y las mandarinas.
 

Corrientes: la citricultura correntina se ubica en dos regiones, el noroeste o del Litoral del Paraná y el sudeste. La primera abarca los Departamentos de Bella Vista, Saladas, Concepción, Mburucuyá, General Paz, San Miguel, Ituzaingó, San Roque y Lavalle; mientras que la segunda región comprende el Departamento de Monte Caseros. La superficie estimada para la citricultura correntina es de unas 21.900 hectáreas lográndose una producción de 220.000 toneladas de las cuales el 59% corresponde a naranja y el 23% a mandarina. En naranja, las variedades más difundidas son Delta Seedles, Valencia Late, Salustiana y Valencia temprana.
 
Entre Ríos: la producción de cítricos está localizada sobre la costa del Río Uruguay en los Departamentos de Concordia, Federación y norte de Colón. Esta provincia es la principal productora nacional de naranjas y mandarinas participando estas especies con un 63 % y un 34 % de la producción provincial respectivamente. El área plantada es de 41.735 hectáreas.
En entre Ríos predominan las plantaciones de mandarina (47,5%) y naranja (48%) casi en partes iguales. El pomelo (2%) y el limón (2,5%) tienen una participación poco significativa.

Misiones:
el cultivo de cítricos se sitúa en numerosas zonas de la provincia, no obstante se concentra en los Departamentos de San Ignacio, Libertador General San Martín, Montecarlo y El Dorado; también existen montes en producción en Cainguás, Apóstoles, General Belgrano, Guaraní, Leandro N. Alem, Oberá y San Javier. La provincia cuenta con 8.746 hectáreas que producen unas 68.445 toneladas de cítricos, destacándose las mandarinas con una superficie plantada de 3.990 ha., secundada por las naranjas con 2.800 ha. aproximadamente.

  • Región NOA:

La región NOA está integrada por las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca, ubicándose entre los paralelos 22º y 29º de latitud sur y entre los meridianos 65º y 68º de longitud oeste.
La zona citrícola del NOA se encuentra ubicada en los faldeos orientales de las Sierras Pampeanas, cuyos cordones principales que corren de Norte a Sur, la limitan por el Oeste y al mismo tiempo, la separan de los territorios ubicados al occidente. Hacia el Este de la zona citrícola existe una amplia zona de monte natural xerófito con una longitud no menor de 500 km la cual actúa como barrera natural para el ingreso de plagas y enfermedades.

Esta región representa el 42 % del total de la superficie implantada en el país obteniendo, como se mencionó antes, aproximadamente el 63 % de la producción nacional de cítricos, siendo el limón y la naranja sus principales especies.
Salta: la producción se concentra fundamentalmente en el departamento de Orán, sucediéndole Anta y en menor importancia General José San Martín, Metán y Güemes. La superficie plantada es de 9.942 hectáreas siendo la principal especie el pomelo, seguida por la naranja.

Tucumán: la actividad se localiza en una franja central orientada de Sur a Norte que abarca los departamentos de La Cocha, Alberdi, Río Chico, Chicligasta, Monteros, Famaillá, Lules, Burruyacú, Yerba Buena, Cruz Alta y Tafí Viejo. Esta provincia cuenta con 36.540 hectáreas plantadas con cítricos, generando una producción total de 1.256.500 toneladas. La mayor producción la encabeza el limón, seguido por el naranjo, mandarino y pomelo.

Jujuy:
las plantaciones se ubican en los departamentos de San Antonio, San Pedro, Santa Bárbara, Ledesma, Palpalá y El Carmen, siendo la naranja y el limón sus principales producciones. La superficie plantada con cítricos es de 7.750 ha. La producción se aproxima a las 189.100 toneladas.

Catamarca: presenta dos zonas productoras de cítricos, el Valle Central de Catamarca que abarca los Departamentos de Fray Mamerto Esquiú, Valle Viejo, Capayán y Capital, la otra zona se encuentra en la localidad de Alijilán del Departamento de Santa Rosa. Sobre una superficie plantada de 1.870 ha. Esta provincia produce 9.500 toneladas de frutas cítricas, principalmente naranja y mandarina.

  • Región Nordeste de Buenos Aires

Buenos Aires: se sitúa en el nordeste de la Provincia de Buenos Aires comprendiendo los Partidos de San Pedro, Baradero, San Nicolás, Zárate y Ramallo.  La superficie plantada con cítricos es de unas 3.200 hectáreas. Su producción es de aproximadamente 27.000 toneladas, predominando la naranja.

  • Región Norte:

Formosa: el área citrícola se ubica en los Departamentos de Pilagás, Pilcomayo, Patiño, Laishí, Pirane y Formosa.

Chaco: en esta provincia las plantaciones se encuentran principalmente en los Departamentos de Libertador General San Martín, Bermejo, General Donovan, 9 de Julio, Presidencia de la Plaza, Quitilipi, 25 de Mayo y Comandante Fontana. 

En ésta región el cultivo de pomelo es el de mejor adaptación, obteniendo excelente calidad de fruta en cuanto a sus condiciones externas e internas. La superficie destinada al cultivo de los cítricos es de aproximadamente 2.000 hectáreas con cerca de 1.350 hectáreas destinadas a pomelo y una producción de aproximadamente 30.250 toneladas para este cultivo.

Volúmenes producidos

Cuadro Nº 2: Producción de cítricos en Argentina (por provincias y especies en ton.) – Año 2009


Fuente: INTA – Informes regionales 2009. AFINOA. Citados en “La Actividad Citrícola Argentina 2009”. Federcitrus.
* 2008
**CAPROEM (Cámara de Productores y Empacadores del Norte de Buenos Aires).

Volúmenes exportados y principales destinos:

Gráfico Nº 1: Volúmenes de Exportación de Cítricos

Fuente: Coordinación de Estadísticas de Comercio Exterior – DNICA – SENASA.


Gráfico Nº 2: Destinos de Exportación de Naranja.

Fuente: Coordinación de Estadísticas de Comercio Exterior – DNICA – SENASA.
 

Gráfico Nº 3: Exportaciones de Naranja por Provincia


Fuente: Coordinación de Estadísticas de Comercio Exterior – DNICA – SENASA.

Bibliografía:

  • Anderson C.M., Banfi G., Beñatena H.N., Casafus C.M., Costa N.B., Danos E., et al. 1996. Manual para Productores de Naranja y Mandarina de la Región del Río Uruguay. Diversificación Productiva. Manual Serie A Nº2. Secretaría de Agricultura Pesca y Alimentación. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. ISBN 950-9853-72-0.

  • Palacios J. 2005. Citricultura. Tucumán. Argentina. ISBN 987-43-8326-7.

  • Federación Argentina del Citrus. 2010. La Actividad Citrícola Argentina. Consultado: 24/08/2010. Disponible en: http://www.federcitrus.org.ar/actividad-citricola-2010.pdf.

  • Citrus Variety Collection. College of Natural and Agricultural Sciences. University of California Riverside. Consultado: 20/08/2010. Disponible en: http://www.citrusvariety.ucr.edu/index.html.