Vid

Habilitado: 
Si
Tipo de cultivo: 
Frutales
Industriales

El cultivo de la Vid (Vitis vinifera L.) en Argentina

Origen

Se estima que la vid comenzó a cultivarse durante el período Neolítico (7.000-5.000 a. C.) sobre la costa oriental del Mar Negro en la región de Transcaucasia. Puede decirse que el primer viñedo fue plantado, probablemente, entre los actuales territorios de Turquía, Georgia y Armenia. Se sabe que en esta región, cuyo clima y relieve son muy propicios para el cultivo de la vid, crecía antaño en estado silvestre. Asimismo, se han hallado, en casi toda Europa, semillas de uvas señaladas como Vitis vinifera L. (o su progenitor Vitis sylvestris), que datan de los períodos paleoclimáticos Atlántico y Sub-boreal, aproximadamente entre los años 7.500 a 2.500 a.C. Anteriormente a estos períodos la uva ya formaba parte de la dieta humana y era recolectada de las vides silvestres que trepaban sobre los árboles.

Una de las primeras grandes civilizaciones de las que se tiene registro de su cultivo fue la egipcia, la viticultura ya era mostrada en mosaicos de la Cuarta Dinastía de Egipto (2440 a.C.). El vino se utilizaba en celebraciones religiosas, con fines terapéuticos y fundamentalmente, en la vida social de la clase alta egipcia. Era bebida exclusiva de los faraones, los clérigos y los guerreros.

La historia del cultivo de la vid en Argentina  se remonta a la época de la colonización, ya que el cultivo de la vid estuvo estrechamente ligado con las prácticas agrícolas del colono español. Según se afirma, a mediados del siglo XVI los conquistadores llevaron a Cuzco (Perú) las primeras plantas de vid de la especie Vitis vinífera (L.), ideales para la elaboración de vinos. Desde allí fueron conducidas a Chile, en 1551, y luego introducidas en Argentina.

Favorecida por óptimas condiciones climáticas y de suelo, la vitivinicultura manifestó un amplio y acelerado desarrollo, principalmente en las provincias andinas. Al comienzo se producía en volumen reducido, limitado a satisfacer las necesidades de las pequeñas comunidades de la colonia. En aquella época, la elaboración de vinos, si bien, rudimentaria y realizada en pequeña escala y en forma doméstica, era un procedimiento generalizado entre los mismos viñateros, quienes llegaron a obtener bebidas de excepcional calidad.

El desarrollo de la industria vitivinícola fue lento en sus primeros tiempos pero, a partir de 1853, la región vitivinícola más importante del país sufrió una transformación debido a una serie de hechos auspiciosos.

Entre ellos se pueden destacar la pacificación y la organización constitucional del país, la creación de una Quinta Normal de Agricultura en Mendoza (fue la primera escuela de agricultura de la República Argentina), la llegada del ferrocarril (conectó lejanas poblaciones con la salida al mar), y el dictado de leyes de aguas y tierras que permitieron la colonización.

Quizás el hecho más importante fue el aporte de una gran corriente inmigratoria europea, compuesta por hombres conocedores del quehacer vitivinícola, lo que posibilitó un cambio sustancial en el cultivo de la vid y dio un gran apoyo a esta industria. Estos inmigrantes trajeron consigo nuevas técnicas de cultivo, otras variedades de vid aptas para la elaboración de vinos finos, que encontraron en nuestro país un hábitat ideal para su desarrollo, y la innovación de las prácticas enológicas utilizadas en las bodegas.

Descripción taxonómica

Las vides pertenecen a la familia Vitáceas, la cual reúne catorce géneros, aquél al cual corresponden las vides es el género Vitis que posee dos subgéneros: Euvitis y Muscadinia.
La vid cultivada de mayor difusión e importancia es Vitis vinifera L. perteneciente al subgénero Euvitis.

Reino: Vegetal
  División: Espermatófitas
    Subdivisión: Angiospermas
      Clase: Dicotiledóneas
        Orden: Rhamnales
          Familia: Vitáceas
            Género: Vitis
               Subgénero: Euvitis
                 Especie: Vitis vinifera L.
                 
Nombre vulgar: vid

Descripción morfológica

Son plantas trepadoras (lianas) provistas de zarcillos opuestos a las hojas y ubicados en forma discontinua a lo largo de los tallos, los cuales les sirven de sostén.

Las plantas, también denominadas cepas, presentan un tronco principal, leñoso, del cual nacen ramas cortas denominadas brazos. De los brazos pueden desarrollarse ramas largas y lignificadas (presentes o no según sistema de conducción), denominadas cordones, o los pámpanos que al lignificarse se conocen como sarmientos. Los pámpanos están constituidos por una yema terminal, nudos, entrenudos, hojas, inflorescencias, yemas axilares y zarcillos.

-Hojas: son simples, caedizas, de disposición alterna, opuestas a los zarcillos y a las inflorescencias. Poseen de tres a cinco lóbulos  dentados, son glabras o pubescentes, con pecíolos largos y de 7 a 15 cm de diámetro.

-Yemas: a simple vista parecen estar constituidas por una sola unidad, sin embargo siempre son dos, denominadas yema principal o latente y yema pronta:

  • Yema principal o latente: es la más voluminosa, generalmente brota en la primavera siguiente a su formación. Es en realidad una yema compuesta, formada por una yema primaria ubicada en el centro y dos yemas secundarias  ubicadas una a cada lado de ésta. En época de brotación la yema primaria es la que brota y las yemas secundarias pueden bien, quedar en latencia y brotar en caso de que ocurra la pérdida del brote (por helada, granizo, daño mecánico) o brotar junto con la primaria originando “brotes dobles”, los cuales deben ser eliminados durante el desbrote ya que ejercen una fuerte competencia con el brote principal.
  • Yema pronta: a diferencia de la yema principal está constituida por una sola yema, más pequeña y ubicada a un costado de ésta. Suele brotar el mismo año de su formación dando lugar a un brote denominado “feminela”.

-Flores: son verdosas, pequeñas, dispuestas en amplios racimos compuestos. Generalmente son hermafroditas, poseen 5 sépalos, 5 pétalos que forman un capuchón que se desprende al tiempo de la antesis y cinco estambres.

-Fruto: es una baya que contiene de 1 a 4 semillas (existen variedades sin semillas debido al fenómeno de partenocarpia); su tamaño,  forma y color son variables según las variedades.

-Sistema radical: debido a que esta especie se propaga de forma agámica (principalmente a través de estacas) desarrolla un sistema radical ramificado, distribuido en mayor parte cerca de la superficie.

Sistema de conducción: a través de esta práctica se le da forma y una estructura de sostén a la planta. Se obtiene una orientación y distribución apropiadas de los pámpanos. El sistema de conducción a utilizar va a depender de la zona de producción, el vigor de la variedad y el destino de la producción entre otros factores. En la Argentina el sistema más utilizado es el parral, seguido de la espaldera alta.

Requerimientos climáticos

Desarrollan adecuadamente en regiones de clima templado; con veranos largos, cálidos y secos e inviernos fríos.
 

Temperatura: la vid es una especie criófila, las temperaturas bajo cero son muy convenientes para su reposo vegetativo, aunque las heladas tardías provocan daños sobre las estructuras en crecimiento.
 

Requerimientos hídricos: varían principalmente en función del clima, región, suelo y variedad.

Resultados de un trabajo sobre requerimientos hídricos en la provincia de Mendoza, realizado por el ingeniero Oriolani (1988), mostraron que el consumo de agua de la especie osciló entre 590 y 820 mm. anuales. Se utilizaron diversas variedades, entre las cuales podemos mencionar Malbec, Valenci y Tempranillo; así como diversas condiciones de suelo.

Humedad: la vid requiere bajos niveles de humedad ambiental para evitar la proliferación de enfermedades criptogámicas que afectan su desarrollo y la calidad de los frutos.

Requerimientos edáficos

Se adapta a diversas condiciones de suelo, pero los óptimos para su crecimiento son aquellos de textura franca, moderadamente profundos a profundos, de buen drenaje y adecuada fertilidad. Es conveniente evitar suelos arcillosos y anegables ya que es una especie sensible a la asfixia radical, por lo que también se debe tener en cuenta la profundidad de la napa freática.

Listado de variedades

  • Malbec
  • Bonarda
  • Cabernet Sauvignon
  • Syrah
  • Merlot
  • Tempranillo
  • Sangiovese
  • Aspirant Bouchet
  • Pinot Negro
  • Cereza
  • Criolla Grande
  • Moscatel Rosado
  • Valenci
  • Pedro Giménez
  • Torrontes Riojano
  • Chardonnay
  • Moscatel de Alejandría
  • Chenin
  • Torrontés Sanjuanino
  • Ugni Blanc
  • Sauvignon
  • Gibi
  • Semillón
  • Viognier
  • Superior Seedless
  • Red Globe
  • Sultanina Blanca
  • Flame Seedless
  • Arizul
  • Alfonso Lavalleé
  • Cardinal
  • California

Estadísticas de producción y comercialización

Áreas cultivadas

La mayor superficie de la Argentina dedicada a la viticultura es una amplia franja que va desde los 22º hasta los 44º latitud sur, abarcando toda la zona templada, y presenta altitudes entre 500 m y 1500 m sobre el nivel del mar. Esta gran amplitud norte-sur, combinada con la topografía de los numerosos valles andinos incluidos, condiciona grandes variaciones ecológicas. Así, surge la clasificación en las diferentes regiones vitícolas, que se encuentran principalmente en zonas áridas: Región Noroeste (provincias de Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca), Región Centro Oeste o Cuyo (La Rioja, Mendoza y San Juan) y Región Sur (Neuquén, Río Negro y La Pampa).

Además de las provincias mencionadas también existen viñedos en otras provincias del país como Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos, San Luis, Chubut, Santiago del Estero y Misiones.

La diversidad de condiciones climáticas presente en la zona vitícola permite el cultivo de diferentes variedades de vid, con distintas exigencias y características ecológicas y de elaboración de otros productos diferenciados.

El clima en la región está influenciado por la cercanía de la Cordillera de los Andes, y es en general, continental, semidesértico con inviernos secos, templado o templado frío. Las precipitaciones en la región se producen en el período estival alcanzando entre 100 y 300 mm. anuales.

Las temperaturas apropiadas y la gran heliofanía durante todo el año, permiten que las distintas variedades de vid puedan completar su ciclo vegetativo con una óptima madurez industrial de las uvas y notables niveles de calidad.

La baja humedad ambiental, sumada a la escasa precipitación, proporciona condiciones adecuadas para lograr una alta calidad y excelente estado sanitario de las uvas.

El cultivo se realiza bajo regadío. Los viñedos son irrigados con el agua proveniente de los deshielos cordilleranos, que forman ríos de régimen discontinuo con  crecidas estivales.


Mapa Nº 1: Cultivo de la vid en la Argentina

  • Región Centro-Oeste (Cuyo): Representa más del 95 % de la superficie cultivada en el país. Comprende las provincias de Mendoza, San Juan y La Rioja con características bien diferenciadas.

Mendoza

Es la provincia con mayor superficie destinada al cultivo de la vid, la cual corresponde al 70 % de la superficie total del país destinada a esta actividad. El 98,65% de la superficie plantada con vid en esta provincia se destina a variedades para vinificar. Las uvas tintas son las más cultivadas con un 51,73 % sobre el total, las rosadas corresponden al 29,3 % y las blancas al 18,9 % cultivado. 
En las últimas décadas ha alcanzado un alto grado de desarrollo, puesto de manifiesto en el mejoramiento de los cepajes y en el perfeccionamiento tecnológico.
Las zonas cultivadas con viñedos se encuentran a modo de oasis, próximas a los ríos de montaña más importantes, los que proveen el  agua necesaria para el riego de los cultivos. También se hace uso del agua subterránea obtenida mediante perforaciones.

San Juan

Se encuentra en el  centro oeste del país junto a la Cordillera, en esta provincia  la actividad tiene alta relevancia. Por su propicio clima para el cultivo de vides se obtienen excelentes frutos aptos para pasas, vinos y fruta de mesa. La producción de pasas de uva tiene como zona predominante el departamento de Albardón en dicha provincia.
En esta  región sopla un viento característico que llega a niveles de humedad muy bajo, esta condición junto a la alta temperatura, dan una excelente combinación para el secado de las uvas para pasas.

La Rioja

La zona vitivinícola riojana más importante es la ubicada al oeste de la provincia, entre el macizo de Velazco al Este y el Nevado de Famatina al Oeste. Este valle ofrece condiciones óptimas para el cultivo de la vid: más de 1000 metros sobre el nivel del mar; suelos aluvionales con textura franca a franco-arenosa; baja humedad ambiente, sólo 150 mm. de precipitaciones anuales, alta luminosidad y una amplitud térmica promedio en época estival, que va de los 35° C durante el día y desciende hasta los 17° C por las noches.

  • Región del Noroeste: comprende parte de las provincias de Salta,  Catamarca, Jujuy y Tucumán.

El área cultivada en esta región está generalmente concentrada en valles aislados con altitudes entre 1000 y 1700 metros sobre el nivel del mar.

Catamarca

Se distinguen dos áreas: la occidental y la oriental o del Valle de Catamarca. En el departamento de Tinogasta, dentro del área occidental, se encuentra la mayor superficie vitícola de la provincia. El valle fértil del pueblo de Fiambalá, en este departamento, es una de las zonas de producción más importantes.

Salta

En la provincia de Salta, dentro del imponente paisaje de los Valles Calchaquíes, se halla la localidad de Cafayate, la más importante de la región para la producción de vinos, que cuenta con los viñedos más altos del mundo (1700 msnm). En ella,  con un clima templado y seco, muy adecuado para el cultivo de la vid, las viñas encuentran un lugar óptimo y se  asientan en un suelo franco-arenoso profundo, con ripio y piedras sueltas; donde se efectúa riego por canales, manto o goteo.

  • Región Sur: comprende áreas de las provincias de Río Negro, Neuquén y La Pampa, principalmente sobre las márgenes de los ríos Negro y Colorado. Esta región representa el 2 % del total del área cultivada con vid en el país y se ubica a menor altitud con un clima más frío que las antes mencionadas y con una apreciable amplitud térmica.

Cuadro Nº 1: Cantidad de viñedos y superficie - Distribución por provincias - Año 2009 *

Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
*Base congelada al cierre de la cosecha 2010.

Gráfico Nº 1: Participación de cada provincia, relativa al total nacional de área implantada (%).


Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
*Base congelada al cierre de la cosecha 2010.

Cuadro Nº 2: Superficie plantada con vid en el país según destino y aptitud de la uva (en hectáreas) – Año 2009*


Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
*Base congelada al cierre de la cosecha 2010.

Gráfico Nº 2: Superficie plantada con vid según destino.


Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
*Base congelada al cierre de la cosecha 2010.

Cuadro Nº 3: Superficie plantada con vid en el País - Según sistema de conducción (en hectáreas) - Año 2009*

Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
*Base congelada al cierre de la cosecha 2010.

Volúmenes producidos

Cuadro Nº 4: Producción de uva ingresada a establecimientos - Año 2009 - en quintales métricos.

Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Cuadro Nº 5: Producción de uva ingresada a establecimientos de cada provincia – Año 2009 – en quintales métricos.

Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Gráfico Nº 3: Producción de uva según provincia de origen - Año 2009 - en porcentaje.

Fuente: Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Volúmenes exportados y principales destinos

Gráfico Nº 4: Destinos de Exportación de Uva en fresco.

Fuente: Coordinación de Estadísticas de Comercio Exterior – DNICA – SENASA.

Gráfico Nº 5: Destinos de Exportación de Uvas Pasas.

Fuente: Coordinación de Estadísticas de Comercio Exterior – DNICA – SENASA.

Bibliografía:

  • Alcalde A. J. 2008. Cultivares Vitícolas Argentinas. INTA Centro Regional Mendoza – San Juan. EEA Mendoza.
  • Aliquo G., Catania A., Aguado G. 2008. La Poda de la Vid.  Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. EEA Mendoza. SAGPyA. Consultado: agosto 2010. Disponible en: http://www.inta.gov.ar/mendoza/activ/Divulgacion_AER/La%20Poda%20de%20la%20Vid%20INTA%202010.pdf       
  • Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). 2010. Registro de Viñedos y Superficie. Base datos al cierre de la cosecha 2010. Consultado: agosto 2010. Disponible en: http://www.inv.gov.ar/PDF/Estadisticas/RegistroVinedos /REGISTRO_VINEDOS2009_JULIO.pdf                                                  
  • Oriolani M. J. C. 1988. Requerimientos Hídricos de la Vid. Resultados experimentales. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. EEA Mendoza.
  • Pandolfi C., Cuello I. 2001. Regiones Vitivinícolas. Revista del Instituto Nacional de Vitivinicultura. INV.
  • Parodi L. R. 1972. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Volumen I. Segunda Edición.