Sistema de Prevención, Monitoreo y Control del Caracol Gigante Africano (Achatina fulica)

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), a través de su Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas -dependiente de la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV)- y del Centro Regional Corrientes-Misiones, implementa tareas de monitoreo y control del Caracol Gigante Africano y, al mismo tiempo, realiza actividades de difusión y concientización de la población en la zona afectada con el objetivo de evitar la dispersión, disminuir los niveles poblacionales de esta plaga y prevenir, de esta manera, posibles daños que pudiera ocasionar a la población, al medio ambiente y a la agricultura del país y de la región.

Importancia:

El caracol gigante africano, Achatina fulica, es considerado una de las especies más perjudiciales del mundo. Esto se debe a su impacto en la Salud Pública, la agricultura y en el Medio Ambiente.

  • Daños a la agricultura: el Caracol Gigante Africano es considerado una importante plaga agrícola y se caracteriza por poseer una dieta polífaga, esto quiere decir que es capaz de alimentarse de numerosas especies vegetales, entre ellas varios tipos de cultivos.
  • Daños al medio ambiente: al ser una Especie Exótica Invasora (EEI) para nuestro país, es capaz de establecerse y avanzar de manera espontánea en los nuevos ambientes donde son introducidos, causando allí impactos severos sobre la diversidad biológica, la economía, la salud pública y sobre valores socioculturales. Achatina fulica puede desplazar a las poblaciones de caracoles nativos de nuestra región por competir por el mismo hábitat. Ciertas características particulares de la especie exótica, tales como su comportamiento voraz, su gran capacidad reproductiva, el crecimiento corporal acelerado y la gran resistencia a condiciones ambientales adversas, le otorgan ventajas sumamente competitivas respecto a los caracoles nativos. Además, la ausencia de enemigos naturales propicia su proliferación poblacional. Más información en Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación
  • Daños a la salud pública: esta especie de caracol africano puede actuar como vector de nematodos, tales como  Angyostrongylus cantonensis y Angyostrongylus costaricensis, que se destacan desde el punto de vista sanitario al representar un riesgo para la salud humana. El primero de ellos es causante de meningoencefalitis y el segundo es agente causal de angiostrongilosis abdominal.
 

 

Para acceder a los videos institucionales del Caracol Gigante Africano 

presione sobre las siguientes imágenes

 

  

Ministerio de Salud de la Nación (http://www.msal.gov.ar/) Campaña de Concientización:

 

 

Antecedentes:

El caracol gigante africano es una especie terrestre nativa del este de Africa, donde se halla ampliamente diseminado. También se encuentra presente en Asia, Oceanía, Europa y América. Su introducción en el continente americano se inició en Hawai en 1939, a fines de la segunda guerra mundial alcanzó California y fue registrada en Florida a inicios de la década del 70, momento en el cual pudo ser erradicada, pero en el año 2013 se dectectó un nuevo foco. En sudamérica existen antecedentes de su presencia en Ecuador, Colombia, Paraguay, Venezuela y está ampliamente distribuido en al menos 23 estados de Brasil. La última confirmación del avance de esta plaga ocurrió en La Haba, Cuba en julio de 2014.
En Argentina, las primeras detecciones ocurrieron en junio de 2010, en la provincia de Misiones. Poco tiempo después técnicos de la Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas, pertenecientes a la Dirección Nacional de Protección Vegetal del Senasa, en conjunto con personal del Centro Regional Corrientes-Misiones establecieron un Sistema de Vigilancia Específica.

En nuestro país se confirmó que el Caracol Gigante Africano (Achatina fulica) fue introducido de forma intencional para ser utilizado como carnada por pescadores de la zona de Puerto Iguazú, povincia de Misiones.

Taxonomía:

Phyllum: Mollusca

Clase: Gastrópoda

Subclase: Pulmonata

Orden: Stylommatophora

Familia: Achatinidae

Género: Achatina

Especie: Achatina fulica (Bowdich, 1822)

Nombre preferido: Lissachatina fulica

Nombre vulgar: Caracol Gigante Africano

Características Morfológicas, Biológicas y Hábitos de la Especie:

  • El caracol africano es una especie terrestre, cuyos adultos pueden presentar una conchilla de hasta 20 centímetros de longitud y 10 centímetros de ancho.
  • En los adultos la conchilla es de forma cónica, de color marrón, con bandas longitudinales de coloración marrón clara y oscura.
  • Es una especie hermafrodita, lo que significa que posee la capacidad de generar óvulos y espermatozoides simultáneamente. Sin embargo, para lograr la fecundación necesita copular con otro individuo de su misma especie (realiza cópulas recíprocas).
  • Los huevos son depositados en el suelo, las nidadas o puestas pueden llegar a tener hasta 600 huevos de medio centímetro de diámetro y son de color amarillentos. Durante el año, este caracol puede realizar múltiples posturas.
  • Los estadios juveniles presentan hábitos gregarios y tienen una alta tasa de crecimiento y su comportamiento es voraz.
  • Están activos durante la mayor parte del año, resistiendo altas y bajas temperaturas y pueden vivir, en promedio, hasta 6 años.
  • Según registros bibliográficos a nivel mundial, el Caracol Gigante Africano se encuentra afectando una amplia diversidad de ambientes, como áreas boscosas naturales e implantadas, áreas agrícolas, urbanas y periurbanas. Cabe aclarar que se presenta con mayor frecuencia en ambientes antrópicos. En estos últimos, utiliza diferentes sustratos como refugio y alimento. Se lo puede observar en paredes, árboles, arbustos, en el suelo y el interior de viviendas.
  • En Puerto Iguazú, se los encuentra alimentándose de numerosas especies hortícolas, ornamentales y de la vegetación natural, de excrementos de animales domésticos, hojarascas del suelo, restos orgánicos domiciliarios y hasta de conchillas de ejemplares muertos tanto de especies nativas como de su propia especie.
  • Son de hábitos nocturnos, ya que se los encuentran con mayor actividad biológica durante la tarde, noche y en las primeras horas de la mañana, siempre que las condiciones climáticas se lo permitan.

 

    Ilustración n° 1: Morfología externa de la conchilla del Caracol Gigante Africano:

Para ver más imágenes del Caracol Gigante Africano presione el siguiente enlace: "Ir a la Galería de Imágenes"

 

Distribución en Argentina:

Actualmente, la especie se encuentra restringida en zonas urbanas de la ciudad de Puerto Iguazú, limitadas por la frontera con la República Federativa de Brasil y del Paraguay, por un lado, y el Parque Nacional Iguazú, por otro, en la provincia de Misiones (ver mapa n° 1 y n°2). Por otro lado, en noviembre de 2013, el Senasa confirmó una nueva dectección, pero en esta nueva oportunidad en la Ciudad de Corrientes (ver mapa n°3).

Mapa n° 1: Zona afectada por Achatina fulica:

 

 Mapa n° 2: Zona original de la detección de Achatina fulica:

 

Tareas realizadas por el Senasa:

Desde el año 2010 el Senasa viene realizando tareas de vigilancia específica en la provincia de Misiones. En las mismas se realizan muestreos, captura de ejemplares y ensayos de trampas en viviendas de los barrios Ribera del Paraná, Villa Nueva, Santa Rosa y sobre las márgenes del Arroyo Mariposa, zona próxima al hito "Tres Fronteras". En estos sitios de la localidad misionera de Puerto Iguazú, se pudo confirmar la presencia de la especie y se determinó el área afectada a través de tareas de georeferenciación resultando una superficie total afectada de 30 hectáreas, la mayoría urbanas. En esta región se ubica una importante reserva de Biodiversidad para la República Argentina, el Parque Nacional Iguazú, que actualmente no se encuentra afectado por el molusco, pero representa una zona de alto riesgo.

Si bien hasta el momento no hay registros de esta plaga afectando cultivos comerciales de gran escala, en Puerto Iguazú, provincia de Misiones, sí representa un problema para la agricultura familiar en los barrios mencionados anteriormente, y un peligro potencial, ya que muchas especies cultivadas en la región son mencionados en la bibliografía internacional como hospederos de esta plaga (ver anexo).


Otras acciones muy importantes implementadas por el Senasa fueron prospecciones y encuestas a pobladores de las ciudades de Puerto Iguazú, Comandante Andresito y Bernardo de Irigoyen, sitios seleccionados por su proximidad a la frontera brasileña (origen del ingreso del molusco hacia nuestro país), pero no se obtuvieron referencias de detección de presencia de la plaga.

De las actividades realizadas se concluye que existe una alta concentración de A. fulica en las inmediaciones del Arroyo Las Mariposas, próximo al hito "Tres Fronteras" de Puerto Iguazú y en los barrios aledaños Ribera del Paraná y Villa Nueva. En referencia al barrio Santa Rosa, si bien la presencia de la plaga continua, la densidad poblacional sigue siendo baja.

 

Ejes del Plan de Trabajo:

Desde el año 2011, el Senasa implementa el "Sistema de Prevención, Monitoreo y Control del Caracol Gigante Africano (Achatina fulica) en Argentina". En este marco se desarrollan tres ejes de trabajo: a) Monitoreos y ensayos de trampas experimentales; b) Control; y c) Difusión y Concientización de la problemática.

La metodología implementada consiste en la organización de las llamadas "Semanas de Prevención, Monitoreo y Control del Caracol Gigante Africano". En ellas, que son llevadas a cabo con una frecuencia mensual durante los meses de mayor actividad biológica del molusco, los técnicos del Senasa, junto al personal de otros organismos de nivel nacional, provincial y municipal, se organizan en varios equipos interinstitucionales. Los organismos que colaboran son los siguientes: Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Misiones; Prefectura Naval Argentina-delegación Puerto Iguazú; El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia"; Gendarmería Nacional; la Administración de Parques Nacionales-delegación NEA; el Ministerio de Salud de la Nación; Instituto Nacional de Medicina Tropical, y el Departamento de Saneamiento Ambiental del Municipio de Puerto Iguazú.

Los equipos interinstitucionales recorren casa por casa, recolectando los ejemplares hallados, entregando material informativo (folletos) y capacitando a los habitantes en medidas de prevención y control del caracol africano. En algunos hogares seleccionados se instalan trampas experimentales para el molusco, como método complementario y estratégico al control manual. Este último método consiste en la recolección manual de los ejemplares para su posterior destrucción. Como resultado de las "Semanas de Prevención, Monitoreo y Control", hasta el momento, marzo de 2013, se han eliminado oficialmente más de 80.000 ejemplares del caracol gigante africano.

Método de Control:

La experiencia mundial en el manejo de esta especie indica que, actualmente, el método de control más efectivo es el manual. Este, que se aplica en Puerto Iguazú, consiste básicamente en la recolección manual de los ejemplares y sus huevos para lograr su posterior destrucción. En Argentina, por el momento se recomienda la utilización de sal común (cloruro de sodio) para matar al molusco. Para recolectar los caracoles africanos se deben utilizar guantes impermeables, que evitará el contacto directo con su baba. Luego, se procede a colocar los ejemplares capturados en bolsas conteniendo sal común. Una vez producida la muerte  de los moluscos por efecto de la deshidratación que ocasiona la sal, estos deben ser enterrados.

Otro método, complementario y estratégico al manual, se basa en la utilización de trampas experimentales, éstas consisten en la utilización de un cebo o atrayente para el caracol, como frutas tropicales (banana, mango, etc.), contenido en un recipiente pequeño (bandejas) que a su vez se colocan en el centro de otro recipiente de mayor tamaño (puede ser un bidón de 20 litros de capacidad, cortado por la mitad). Entre el medio bidón y el recipiente con el cebo se coloca un "colchón" de sal común, que servirá como piso deshidratante para los moluscos cuando estos se dirijan hacia el centro de la trampa en busca del atrayente y ocasionará la muerte de los mismos. Es recomendable tener la precaución de cubrir la trampa para proteger sus componentes esenciales de la acción del sol y de la lluvia (ver esquema de trampa). Los caracoles capturados en las trampas deben ser retirados, utilizando guantes impermeables, y enterrados.

Para ver Instalación de Trampas Experimentales: "Ir a la Galería de Imágenes"

 

Más información: Factores a considerar durante el manejo


Difusión y Concientización de la problemática

En el marco de las actividades de difusión y concientización, el Senasa organiza charlas informativas dirigidas a los alumnos de las escuelas de la zona afectada, al personal médico del hospital local y de varios organismos nacionales, provinciales y municipales, como la Administración de Parques Nacionales, y el Departamento de Saneamiento Ambiental de Puerto Iguazú, entre otros. En estos encuentros se brindan herramientas para el reconocimiento de la especie problemática, sus características biológicas, hábitos y métodos de prevención y eliminación.

Por otro lado, con el objetivo de afianzar el compromiso interinstitucional, actualizar los conocimientos sobre varios aspectos de la especie africana e intercambiar experiencias en el manejo de la plaga, el Senasa organizó varios talleres nacionales y uno internacional:

 Para ver más imágenes: "Ir a la Galería de Imágenes"

 

Acciones realizadas en la provincia de Corrientes:

En la ciudad de Corrientes, desde el mes de diciembre de 2013, luego de la detección y confirmación  de la presencia de esta especie exótica, Achatina fulica, conocida vulgarmente como caracol gigante africano, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) intensificó las actividades de capacitaciones en la región con el objetivo de lograr mayor concientización de la problemática. Las charlas son dirigidas a los diversos organismos vinculados con el tema, donde se los instruye sobre aspectos morfológicos, biológicos, y ecológicos de la especie. Así mismo, se los capacita el Sistema de Vigilancia que el organismo sanitario implementa en el país, desde el primer foco detectado en la provincia de Misiones (año 2010). Posteriormente, junto a técnicos de las diferentes instituciones , se recorre la zona del foco (barrio residencial Yapeyú), donde se entrega material informativo a los residentes y se lo concientiza de la situación.

En forma paralela a las acciones de concientización, la Dirección de Vigilancia y Monitoreo (dependiente de la Dirección Nacional de Protección Vegetal del Senasa) y el Centro Regional Corrientes-Misiones, en forma conjunta con la Dirección de Producción Vegetal y el Departamento de Fauna Íctica y Silvestre, ambos dependientes del ex Ministerio de Producción, Trabajo y Turismo de Corrientes (actualmente Ministerio de Producción de Corrientes), el Departamento de Control y Vigilancia de Vectores dependiente de la Dirección de Zoonosis de la Municipalidad local y agentes sanitarios de la Base Nacional Control de Vectores de Corrientes dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, realizan actividades conjuntas de monitoreo y control de manera sistemática en la capital correntina. Al mismo tiempo desarrollan una fuerte campaña de información a fin de lograr que la población local tome los recaudos necesarios al respecto, evitando el contacto con el molusco y comunicando las sospechas a los mencionados organismos competentes.

Actualmente, con los trabajos de monitoreo y control en conjunto con las diferentes instituciones, se logró concluir que el único foco en la provincia de Corrientes se encuentra restringido en una superficie de una hectárea (10.000 metros cuadrados) en el barrio residencial Yapeyú, lográndose hasta el momento la captura y destrucción de dos mil treinta y dos (2.032) ejemplares de caracol africano.

Con este tipo de acciones se logró fortalecer la articulación operativa entre las instituciones nacionales, provinciales y municipales que actualmente coordinan el plan de lucha contra el caracol gigante africano en la provincia de Corrientes, así como también se mejoró la información y concientización de la población local acerca de los peligros que la especie exótica acarrea, inculcando la importancia de comunicar las sospechas a los organismos competentes y la importancia de la cooperación de la sociedad en la lucha contra esta especie exótica.

Mapa n° 3: Sitio de detección en la provincia de Corrientes

 


Atención:

Si usted detecta la presencia de esta plaga en su zona, por favor, comuníquese con el Senasa, a través de las siguientes vías:

  • Línea gratuita del Senasa: 0800-999-2386

  • Oficina en Puerto Iguazú, Misiones: (03757) 421517

  • Oficina en Corrientes (03794) 430028/421197

  • Oficina central en Buenos Aires: (011) 4121-5196 (Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas); E-mail: dvm@senasa.gob.ar

  • O realice la denuncia a través del formulario de nuestra página web: www.sinavimo.gob.ar/node/add/deteccion

 

Recomendaciones para la Población:

  • No tocar caracoles.
  • Evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente con ojos, nariz y boca.
  • Lavar con agua potable las verduras.
  • Si tocó un caracol, lavar inmediatamente sus manos. También hacerlo luego de tocar superficies que pueden haber estado en contacto con la baba del caracol.
  • No consumir caracoles.
  • No utilizarlos como carnada, mascota o adorno.
  • No utilizar venenos contra el caracol, ya que pueden afectar a niños, mascotas o fauna nativa.
  • Elimine de su jardín restos de madera, materiales de construcción como tejas y ladrillos o cualquier elemento que pueda ser utilizado como refugio por el caracol.
  • En caso de ser necesario, tomar los caracoles con guantes impermeables, colocarlos en una bolsa, matarlos con el agregado de sal común y enterrarlos. Los guantes utilizados deben ser desechados.
  • No permitir que los niños participen en la captura de los caracoles.
  • No trasladar caracoles hacia otras zonas. Tener precaución al trasladar plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

 

 

Bibliografía de Referencia:

  • Albuquerque, F.S., Peso-Aguiar, M.C., Assunção-Albuquerque, M.J.T. 2008. Distribution, feeding behavior and control strategies of the exotic land snail Achatina fulica (Gastropoda: Pulmonata) in the northeast of Brazil. Braz. J. Biol., 68(4): 837-842.
    Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/bjb/v68n4/20.pdf Consultado: agosto 2010.
  • Correoso Rodriguaz, M. 2006. Estrategia preliminar para evaluar y erradicar Achatina fulica (Gastropoda: Achatinaceae) en Ecuador. Boletín Técnico 6, Serie Zoológica 2: 45-52. Disponible en: http://www.espe.edu.ec/encuesta/sitiorevistas/revistas/E-RevSer Zoologica/BolTec6SerZool(2)/Achatina_55.pdf  Consultado: agosto 2010.
  • Fischer, M. L. & Colley, E. 2005. Espécie Invasora em Reservas Naturais: Caracterizacao da Populaco de Achatina fulica Bowdich, 1822 (Mollusca – Achatinidae) na Ilha Rasa, Guaraquecaba, Paraná, Brasil. Biota Neotropica v.5(n1) - http://www.biotaneotropica.org.br/v5n1/pt/abstract?article+BN03305012005. ISSN 1676-0603. Consultado: agosto 2010.
  • Fischer M. L., Simião M., Colley E., Dudeque Zenni R., Teodoro da Silva D.A, Latoski N. 2006. O caramujo exótico invasor na vegetação nativa em Morretes, PR: diagnóstico da população de Achatina fulica Bowdich, 1822 em um fragmento de Floresta Ombrófila Densa aluvial. Biota Neotropica v6 (n2) – http://www.biotaneo ropicarg.br/v6n2/pt/abstract?shortcommunication+bn03306022006. Consultado: septiembre  de 2010.
  • Fischer, M. L. y Milléo Costa, L.C., 2010. O Caramujo Gigante Africano Achatina fulica no Brasil. Coleção Meio Ambiente, 1. Champagnat editora, Curitiba, Brasil. ISBN: 978-85-7292-212-8
  • Gutiérrez Gregoric D. E., Nuñez V., Vogler R., Rumi A. 2011. Invasion of the Argentinean Paranense Rainforest by the Giant African Snail Achatina fulica. American Malacological Bulletin, 29 (1/2): 135-137. American Malacological Society.
  • Lima Caldeira R., Mendonça C., Oliveira Goveia C., Lenzi H.L., Graeff-Teixeira, C., Lima W.S., Mota E.M., Pecora I.L., Zigiotto de Medeiros A.M., dos Santos Carvalho, O. 2007. First record of molluscs naturally infected with Angiostrongylus cantonensis (Chen, 1935) (Nematoda: Metastrongylidae) in Brazil. Mem Inst Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, Vol. 102(7): 887-889. Disponible en: http://www.scielo.br /pdf/mioc/v102n7/5872.pdf  Consultado: agosto 2010.
  • Martínez-Escarbassiere R., Martínez E.O., Castillo, O. 2008. Distribución geográfica de Achatina fulica (Bowdich, 1882) (Gastropoda-Stylommatophora- Achatinidae) en Venezuela. Memoria v.68 n.169 Caracas. ISSN 0037-8518. Disponible en: http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0037-85182008000 1 00008&lng=es&nrm=iso Consultado: agosto 2010.
  • Raut, S.K & Barker, G.M. 2002.Achatina fulica Bowdich and Other Achatinidae as Pests in Tropical Agriculture. CAB International 2002. Molluscs as Crop Pests. Disponible en: http://www.petsnails.co.uk/docs/afulica_Raut_and_Barker.pdf. Consultado: agosto 2010.
  • Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, 2013. Estrategia Nacional sobre Exóticas Invasoras. Dirección de Fauna Silvestre. Disponible en:  http://www.ambiente.gov.ar/?idseccion=315. Consultado el 03/03/2013.
  • Thiengo, S.C., Faraco, F.A., Salgado, N.C., Cowie, R.H., Fernandez, M.A. 2006. Rapid Spreads of an invasive snail in South America: the giant African snail, Achatina fulica, in Brasil. Biol Invasions (2007) 9:693-702. Disponible en: http://www.springerlink.com/content/917627141055h3n5/fulltext.pdf 
    Consultado: agosto 2010.







 Anexo

Posibles especies de hospederos en argentina

Hospedantes (en bibliografía internacional):

Algodón (Gossipium hirsutum)
Banano (Mussa sp.)
Soja (Glycine max)
Berenjena (Solanum melongena)
Arveja (Pisum sativum)
Rabanito (Raphanus sativus)
Zanahoria (Daucus carota)
Mandioca (Mannihot sculenta)
Pimiento (Capsicum annum)
Tomate (Lycopersicum sculentum)
Naranjo (Citrus sinensis)
Mandarino (Citrus reticulata)
Lechuga (Lactuca sativa)
Cebolla (Allium cepa)
Batata (Ipomoea batatas)
Papa (Solanum tuberosum)
Girasol (Helianthus annus)
Té (Cammelia sinensis)
Tabaco (Nicotiana tabacum)
Achicoria (Cichorium intybus)
Mani (Arachis hipogaea)
Poroto (Phaseolus vulgaris)
Brócoli (Brassica oleracea var. itálica)
Repollo (Brassica oleracea var. capitata)

Como fue considerada esta información por otros visitantes

Mala
Excelente
Puntaje 5.0/5, votos: 131